Imagen: Carlos Mauricio Fuentes

La verdad, no hay problema al hablar de patrimonio. No por lo menos cuando hacemos referencia a nuestro pasado ind√≠gena o colonial, ni mucho menos cuando hablamos del patrimonio natural. Pero el silencio se apodera de nosotros cuando escuchamos el t√©rmino ‚ÄúIndustrial‚ÄĚ.

No s√≥lo nos cuesta ponernos de acuerdo respecto de los ‚Äúl√≠mites‚ÄĚ que podr√≠an darle forma al concepto sino que adem√°s dif√≠cilmente podemos reconocerlo cuando se nos presentan f√≠sicamente. Esto ocurre principalmente porque no poseemos una definici√≥n clara ni una clasificaci√≥n adecuada para este tipo de edificios e instalaciones -hoy resguardados sin categor√≠a jur√≠dica propia bajo el Consejo de Monumentos nacionales (categor√≠a de Zona T√≠pica o Monumento Hist√≥rica)-¬† lo que los transforma en un patrimonio fr√°gil e indefenso.

Pareciera ser normal excluirlos. Son sectores degradados que rompen con la continuidad de los barrios e incluso transforman el paisaje circundante, lo que termina eliminando cualquier posibilidad de ser reconocidos como un valor en nuestras ciudades. Propongo, por tanto, culpar al ‚Äúdesconocimiento‚ÄĚ la separaci√≥n que se ha generado entre este tipo de patrimonio y las comunidades que las rodean. ¬†

. 

Imágen: Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales UC 

Cuando entendamos  la secuencia de la evolución histórica de nuestras ciudades podremos al fin entender el porqué de estos espacios: Entenderemos las características de sus dimensiones, la monumentalidad (en alguno de los casos) de su presencia, las propiedades de los materiales usados en su construcción, la ubicación específica dentro de las ciudades, e incluso,  podremos tener una lectura, sin ser unos expertos, sobre las políticas de planificación que han actuado sobre nuestras ciudades. 

Im√°gen: www.archivovisual.cl

Si echamos un vistazo r√°pido Santiago podremos distinguir en el √°rea central uno los principales sectores industriales hist√≥ricos, siempre asociados a las principales infraestructuras de movilidad. este territorio se denomina ‚ÄúAnillo de Hierro‚ÄĚ o ‚ÄúCamino de Cintura‚ÄĚ el cual correspond√≠a al antiguo recorrido del ferrocarril, principal l√≠mite de la ciudad hasta principios del siglo XX: Ribera Norte del Zanj√≥n de la Aguada, el Eje Exposici√≥n Matucana, el borde del r√≠o Mapocho y Vicu√Īa Mackenna. Este este extenso y diverso territorio- no s√≥lo considerando las caracter√≠sticas de las industrias sino que tambi√©n la diversidad de comunas en las que se emplazaban – fue reconocido y puesto en valor a trav√©s del Proyecto ‚ÄúPlan Anillo Interior de Santiago‚ÄĚ que con la excusa de de la celebraci√≥n de los 200 a√Īos de Chile busco dar un nuevo impulso al √°rea central a su vez que mejorar conectividad de la ciudad.

‚ÄčIm√°gen: Plan¬†Anillo Interior de Santiago, Roberto Moris¬†

Si bien este proyecto marca un precedente en el reconocimiento de la historia industrial de nuestro país, la verdad es que la falta de definiciones claras acerca de qué se debe reconocer y conservar en un contexto industrial ha puesto el foco en las grandes extensiones de terrenos disponible para proyectos inmobiliarios y comerciales, olvidándose de las edificaciones como piezas claves y pasando por alto la historia. 

Pese a esto, lo cierto es que debemos ser optimistas de lo que está ocurriendo en Chile. Buenos ejemplos de estos casos en Santiago son las recuperaciones de la antigua empresa de textiles Machasa, la Ex Sombrerería Girardi junto con el Teatro Italia, y, en un caso de menor escala, la puesta en valor de Infante 1415, un Centro de Creación abierto a la ciudadanía organizado por la Comuna de Providencia. 

Finalmente, cabe destacar que la importancia de estas propuestas no sólo se reconoce en la puesta en valor de la edificación sino que, por sobre todo, en la capacidad de insertarlos en las comunidades y barrios. Por esta misma razón, la ciudadanía juega un rol fundamental en reclamar estos espacios y hacerlos suyos como una oportunidad para transformar sus barrios y,  a la vez, la misma ciudad.

‚ÄčIm√°gen: Tidy Arquitectos

Alejo Weiss
“Viajando por el mundo en busqueda de la flor de los 7 colores”

Instagrama: @Esparangua  / #weissoain  #weissoainesporelmundo