Por Coca Ruiz @cocaruiz

Fotos gentileza de: Eleonora Aldea Pardo @aldeapardo

Para Eleonora Aldea, 33, diseñadora gráfica chilena, reinventarse es “Crecer. Evolucionar. Siento que no es empezar de cero cada vez, sino que tomar lo que hemos hecho y lo que hemos sido, no tenerle miedo y crecer a partir de eso. Es como ir botando capas, cambiando de piel. Lo veo así como algo súper orgánico y necesario para seguir estando sano, pero nunca dejando de ser quiénes realmente somos, en esencia.”

La Nori, cómo le llaman sus cercanos, acaba de lanzar la segunda edición de Espécimen, libro que reúne en orden alfabético, textos autobiográficos crudos, directos, escritos desde el útero:

“Nunca bonita. Guapa. Eso es lo que más me dicen. Que soy guapa. Y no me ofende, no soy ciega. Sé que no soy bonita. Me gusta no ser bonita. ”

  1. Iniciar.

Para iniciar, cuéntame qué estás haciendo justo en este instante y qué cosas de tu historia crees, ayudaron a definir lo que haces hoy.

Justo en este instante estoy promocionando un libro que escribí y empezando a armar el próximo. Estoy tomando pedidos para regalos de navidad, entregando otros pedidos que ya me hicieron. Respondiendo muchos mails, organizando fin de año, preparando el taller que hago mañana. Básicamente trabajando y trabajando. Consiguiendo la plata para poder financiar fin de año, lo más freelancemente posible. Creo que lo que me llevó a hacer lo que hago hoy es básicamente un amor gigante por el lenguaje, por las personas, por la comunicación. Hago lettering y encontré en eso un medio que me acomoda mucho porque siempre me ha gustado mucho la palabra y lo visual, y el lettering mezcla esos dos.

  1. Recorrer.

Un viaje que marcó tu vida.

Estudié Diseño Gráfico en la Católica de Valparaíso y todos los años nos íbamos de viaje con compañeros a algún lugar medio remoto de Sudamérica. Esos viajes se llaman Travesías, y la idea era dejar una obra en el lugar donde llegábamos. En mi primera travesía el 2004 fuimos a Iruya, un pueblo en Salta, en el altiplano argentino. Pero para llegar ahí primero pasamos por Humahuaca, y estando ahí fuimos al cementerio con mis amigas a dibujar y a sacar fotos (estábamos encargadas del registro de la travesía). Ese día sacando fotos, en un lugar donde nunca imaginé estar, con las flores en las tumbas y la luz del atardecer en el altiplano, tan distinta a la luz que yo había experimentado hasta ese entonces… todo era tan hermoso y tan desconocido que tuve una especie de epifanía de que eso era lo que quería hacer yo para toda mi vida. Conocer cosas que no conocía, registrarlas, mostrarlas. En ese momento lo relacioné con sacar fotos y pensé que eso era lo que tenía que hacer para siempre, ahora me doy cuenta que era mucho mas que eso, fue una especie de momento clarificador sobre quién era yo o algo así muy místico. Me acuerdo siempre de ese momento como algo muy revelador.

  1. Recomendar.

Un lugar de la ciudad.

Yo no cachaba pero mucha gente no conoce el GAM. Vivimos por 3 años ahí al frente del GAM y era muy bacán ir a ver como los cabros bailan, ir a la biblioteca a leer o a trabajar, ver a la gente reunida en las mesas de afuera haciendo proyectos. Creo que ha logrado ser un edificio que sirve para lo que se propuso: que gente lo habitara y lo usara, y se apropiara de él. Es muy bacán el GAM. Y aprovechando que está ahí cerca recomendaría el Parque San Borja también. Es cerrado, es piola, es bonito, y también está muy habitado por gente bailando, gente andando en patines, gente con perros, como que hay muchos grupos de gente distinta. Para los que disfrutan de sapear gente diferente y observar comportamientos y cosas así, el GAM y el parque San Borja son bacanes. Son lo único que extraño de mi ex barrio.

  1. Inspirar.

Autores que han sido referentes e inspiración para tu trabajo.

Chanfle. Bueno de partida todas las mujeres que escriben o han escrito sobre sus vidas de manera honesta y atrevida. Teresa Wilms Montt se me viene a la mente, Anais Nin, Gabriela Wiener, son muchas. En fotografía pienso altiro en Nan Goldin, en las mujeres que sigo en instagram y registran su vida y sus maternidades muy cruda y bellamente, demasiadas para mencionar sólo una. En diseño y lettering pienso en Jessica Hische, en una ilustradora que se llama Lucy Knisley que es maravilloso el trabajo que hace de ilustración y registro de su vida siendo mamá freelance. Mi amiga y compañera Isidora Urzúa es una inspiración muy grande también. La verdad es que son demasiadas y son todas mujeres.

  1. Comer.

Último hallazgo culinario.

En mi barrio nuevo hay varios locales muy bacanes (Montreal Bagels, la pastelería Mozart, una panadería que se llama Pan Otto, una comida china que es sólo un mesón pero es la más rica que he comido en Stgo) Pero el real descubrimiento y que estoy medio obsesionada con ellos es la Sanguchería Pan &Oliva. En diagonal oriente con marchant pereira. Tienen sanguches en marraqueta, y nunca me ha tocado uno que esté menos que exquisito. SIEMPRE están deliciosos. Ingredientes frescos y abundantes (SIEMPRE la palta está excelente, no sé cómo lo hacen) es económico, te atienden bacán. Es realmente una de las mejores cosas de mi 2017.

  1. Leer.

Libro que hay actualmente sobre tu velador.

“Reinos” de Romina Reyes, “El año del pensamiento mágico” de Joan Didion, “Poesía Completa” de Alejandra Pizarnik, “Diarios” de Alejandra Pizarnik, “Procura ser dichosa” de Editorial Granizo, “Escribir” de Murray McCain y John Alcorn, “Esa visible oscuridad” de William Styron y “Obras Completas” de María Luisa Bombal.

  1. Habitar.

Espacio favorito de tu casa.

Mi pieza. Porque está más fresquita que el resto de la casa, porque amo mi cama, porque volví a tener tele en la pieza y me gusta mucho ver tele. Porque tiene una ventana grande que da a un árbol y siempre hay ruiditos lindos de pájaros. Porque ahí es donde nos encontramos con mi marido después de nuestros días separados y conversamos y nos miramos y nos damos besos.

  1. Usar.

Tus infaltables en el vestir.

Básicos de un solo color y holgados. Se ha convertido en una especie de uniforme. Telas livianas, bien vaporosas. Gris, negro, blanco, a lo más algún rojo por ahí.

  1. Hacer.

Proyectos actuales.

Estoy ordenando todo para empezar a escribir otro libro, estoy haciendo fotos intervenidas con lettering para regalar en navidad, estoy haciendo un alfabeto de letras hechas de dulces (voy en la O), hago un podcast con mi amiga Isidora que se llama Caseritas, hago talleres todos los meses y quiero pronto postular a alguna beca o algo y llevarme a mi familia lejos un rato.

  1. Ver.

Una película o serie y un video clip.

Hace poco vi DARK una serie en Netflix y se la he recomendado a todos los que puedo. Es sobre un pueblo en Alemania donde desaparecen unos cabros, pero ése es sólo el puntapié inicial para una volá maravillosa sobre el tiempo, las relaciones, el amor, la venganza, el crecimiento, lo desconocido, el bien, el mal y todas las cosas con las que lidiamos los humanos. Es hermosa y por favor véanla todos. Y hay varios videoclips que me gustan pero voy a recomendar uno de Death Cab for Cutie que se llama A movie script ending porque me da pena y me hace llorar y siento que esta bueno hacer eso cada cierto tiempo.

Contacto:

Mi web es aldeapardo.com, mi mail es aldeapardo@gmail.com, mi instagram es @aldeapardo, mi fanpage es /aldeapardo
y no tengo twitter porque twitter es un lugar del mal.

Coca Ruiz
Diseñadora & Editora. Parisina de primera infancia, amante de la moda, la lectura y la decoración, especializada en dirección de arte y creación de contenidos, con buen ojo para detectar los detalles que nos inspiran diariamente.

instagram: @cocaruiz