Texto: Por Nicolás Sanchez / Imágenes: Felipe Diaz Contardo

Una tranquilidad relajante y casi provinciana que se siente al recorrer la avenida Pucará; departamentos de época y grandes casas de amplios jardines, que evocan una época dorada; y  una plaza-parque que reúne más de 70 especies de árboles. Sin dudas, el Barrio Parque Botánico es otro de esos lugares que resumen lo mejor del diseño urbanístico de la antigua Nuñoa.

Ubicado en el cuadrante formado por Simón Bolivar hacia el sur,  Emilia Tellez por el lado norte, Ortúzar en el límite oriente, y Eliecer Parada hacia el oriente, éste es un sector eminentemente residencial y de poca actividad recreacional, idóneo para quienes busquen recuperar  la calidad de vida que tuvieron en sus barrios de infancia.

El silencio de sus calles contrasta con el frenesí capitalino que se vive a no poca cuadras del cuadrante. Desde el punto de vista de su conectividad, calles como Simón Bolívar, Presidente José Battle y Ordóñez  y Avenida Ossa (continuación de Américo Vespucio) conectan al sector con barrios de La Reina, Providencia y Las Condes.

Desde el punto de vista urbano y arquitectónico, tanto en las calles interiores como adyacentes al barrio se advierte una mixtura.  La mayoría de las viviendas más antiguas se remontan a las décadas de los 50 y 40, en las cuales predominan estilos como el Art Decó o Neo Clásico, muy en boga en aquellos años.

“Algunas casas ya las han remodelado. En general predominan las casas unifamiliares – como les llamamos nosotros- que  todavía tienen sitios grandes, de 20 por 50 (metros), con harto arbolado. Este barrio se caracteriza por tener esas condiciones”, explica Pedro Hernández, quién desde hace 35 años trabaja como diseñador paisajista en la Municipalidad de Ñuñoa.  “Matrimonios jóvenes han tomado como herencia (los inmuebles) y los siguen protegiendo”, asegura.

En este sentido, una vivienda icónica del sector es el conjunto de departamentos de corte absolutamente europeo ubicado en la manzana comprendida entre calles Echeñique, Carlos Aguirre Luco y Simón Bolívar. Otra buena postal la forman el conjunto de viviendas que rodea  a la plazoleta Bombero Heberto Valencia, ubicada entre las calles Pedro Torres y Presidente José Battle y Ordóñez.

La magia del Parque Botánico

Sin dudas, el parque es el alma y centro del lugar. Conocido también como Parque Pucará entre los vecinos, consiste en  un pequeño pero maravilloso espacio de 14.606 m2, ubicado entre las calles Pedro Torres y Carlos Aguirre Luco.  Echeñique es su fachada sur, exactamente donde se sitúa la ya emblemática  Cuarta Compañía de Bomberos de Ñuñoa.  Su origen se remonta  a la primera mitad del siglo XX.

“En 1942, un loteo de la Chacra Valparaíso dejó algunos terrenos que posteriormente fueron plantados por los vecinos del lugar. En 1958 el lugar se transformó en un bien de uso público, mediante un proyecto que incluyó la siembra de especies nativas como peumos, arrayanes, quillayes, litres, huinganes, espinos, schinus molle (pimientos) y araucarias (pehuén)”, rememora Pedro Hernández, que a lo largo de su trayectoria profesional ha participado en la remodelación de centros urbanos icónicos como La Plaza Nuñoa y la Plaza Egaña.

Hoy, ingresar al interior del Parque Botánico es entrar a un viaje a la abstracción, donde la paz de sus senderos, el canto de los loros choroy, y el oxígeno fresco que aportan sus más de 70 especies de árboles plantadas –nacionales e internacionales- regalan una sensación de relajo que cautiva a quiénes lo visitan.  Además de su bella vegetación, el parque dispone de todo lo necesario para una moderna plaza familiar: juegos infantiles, una docena de máquinas para ejercicios, zonas de descanso, basureros reciclados y una reja que lo rodea con el fin de evitar la súbita salida de niños, pelotas o mascotas a la calle.

También son llamativos los grandes jardines y antejardines que rodean a la mayoría de las casas alrededor del parque. “Eso viene desde la época en que se configuró el barrio. Hay algunos en que el antejardín es de tres metros, y en otros son de cinco o de seis. En este caso los antejardines son de cinco. Los antiguos planos reguladores determinaban eso, y se ha ido manteniendo hasta la actualidad. Éstos son barrios de interés arquitectónico”, explica el profesional.

Hernández cuenta que este interés por conservar esta área urbana también determina la altura de las construcciones alrededor del parque, ninguna de las cuales puede superar los cuatro pisos. La razón: desde el año 2000,toda la zona está protegida por el plano regulador.

El recambio generacional de vecinos

Frente a la entrada norte del parque, por calle Pucará, se puede observar una tímida pero incipiente actividad comercial. Se trata de un conjunto de locales instalados frente a una plazoleta que funciona como una suerte de continuación del parque.

Allí, se puede apreciar desde un Minimarket, una reparadora de ropa a una tentadora “picada” para venta de mariscos. Pero el clásico del barrio es el restorán “Voy vuelvo”. Se trata de un pequeño pero acogedor lugar, cuya carta de fin de semana incluye cazuelas, congrio frito, congrio a lo pobre, caldillo, reineta, pejerrey, prieta o arrollado, entre otras delicias de la comida chilena.

Mario Silva, su actual dueño, cuenta que en ese sector se filmó la serie los 80’s, y que el local vecino fue la locación donde el personaje Don Genaro tuvo su almacén. Por ello, y por la trayectoria de 30 años que tienen en el barrio, asegura que el restorán es una reconocida picada de actores y rostros de la televisión.

“Me parece un barrio que rescata lo de barrio antiguo; todavía hay esa sensación de conocer a los vecinos, de ir al almacén de la esquina y pedir fiado, por ejemplo, y conocer al de al lado” dice el empresario. “Tú vas dos cuadras arriba y puedes encontrar casas pequeñas, más sencillas, y en dos cuadras más hay unas mansiones, de sólo un piso, pero con unos terrenos gigantes, muy lujosas. Es un barrio que mezcla y no discrimina mucho entre sectores sociales”.

Respecto a los vecinos, Silva asegura que se han renovado generacionalmente, y que actualmente se ven muchos matrimonios jóvenes entre 35 y 45 años.  “Por el tema de que no hay mucho movimiento en la noche, da la sensación de que es un barrio de adulto mayor; sin embargo, es de gente joven, con o sin hijos”

Similar opinión tiene Alejandra Azócar, dueña de la vecina pastelería Sweet Shop, (especializada en tartaletas y productos sin lactosa). “Los últimos años se produjo una renovación, se vendieron muchas casas y ahora ha cambiado harto el público, puras familias jóvenes con niños chicos que buscan vivir en casas, con patios grandes, pero que no quieren irse a vivir a Lo Barnechea”, explica.

“Éste es un barrio súper agradable. Los vecinos como que se conocen, van al parque, comparten, la gente sale a caminar mucho. Yo creo que es de los pocos lugares en Santiago que es así como ‘barrio’. Se mantiene como full residencial, de negocitos chicos. De repente hasta parece un poco como de provincia. Esta calle, sobre todo”.

“Me gustaría que este barrio se mantenga así, esa sensación como de los 80’, con la que uno creció”, anhela Mario Silva.

Pedro Fernández, por su parte, confía en que el Barrio Parque Botánico mantendrá su esencia por muchos años. “La misma gente protege estos barrios. Va a ser muy difícil que la gente que vive en torno al parque quiera vender esas casas para que hagan un edificio, aunque sea de tres, cuatro pisos, da lo mismo. Las inmobiliarias lo han intentado más de una vez, pero la gente no cede, porque la calidad de vida y arquitectónica del barrio es muy buena, entonces eso se protege ”.

DATOS

Salud
– Servicio de Atención Primaria de Urgencia El Aguilucho. El Aguilucho 3235.
– Farmacia Weleda. Especializada en medicina complementaria y en productos para el bienestar. Data de 1921. Simón Bolívar 4188.

Colegios y jardines
– Hellen Keller. Rosita Renard N° 1179.
– Teresiano Enrique de Ossó. Av. Ossa 1157.
– La Salle. Av Ossa 1349.
– Calasanz. Av. Montenegro 661,
– Jardín Infantil “Mi Rincón”. Simón Bolívar 4106.

Restoranes y alimentos
– Voy Vuelvo. Pucará 4310.
– Tokyo Limeño, comida casera. Simón Bolívar 5156.
– Panadería Las Delicias de Pucara. Pucara 4251.
– Pastelería Sweet Shop. Pucará 4314.

Otros
– Gimnasio Sportlife Nuñoa . Av. Simón Bolivar 4509.
– Librería Qué Leo Ñuñoa. Simón Bolívar 4800.
– Multicine Cine Hoyts. Av. Ossa 655 (metro Simón Bolívar)
– Bike Santiago: Simón Bolívar 4575.