Cortadas por la mitad, las preciosas se lucen con esplendor. Hummus de zanahoria, rabanitos y almendras; y granizos fríos con aceite de oliva y ciboulette, acompañan la sesión.

1 persona • 45 minutos

– 1 alcachofa
– 1 zanahoria chica
– 1 rabanito (2 si son muy chicos)
Р1 pu̱ado de almendras saladas
– ¼ taza de granizo (o cous cous perla)
– 2 limones
– aceite de oliva
Рmerqu̩n
– ciboulette

En una olla grande con agua hirviendo echa a cocer la alcachofa. Toma el tiempo. En otra olla más chica, también con agua hirviendo, cuece la zanahoria, pelada y cortada en trozos. Ambas se demoran más o menos lo mismo en cocerse, alrededor de 25 minutos. Para saber si la alcachofa está lista, levántala tomando con los dedos una hoja… si se desprende sola, listo.

Ten a mano dos bols con agua helada. Cuando esté lista la alcachofa, bota el agua y sumérgela por 5 minutos en el agua fría. Haz lo mismo con la zanahoria. Cuando saques la alcachofa, sacúdela sobre el lavaplatos con las hojas mirando hacia abajo, para botar el agua que quede dentro.

Cuela la zanahoria y ponla en el recipiente de la mini pimer o en la juguera. Agrega, las almendras, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta, el jugo de 1 limón y unos pellizcos de merquén. Si quieres, un poco de ajo granulado o medio diente le viene muy bien. Licúa hasta dejar un puré bien suave. Transfiere a un bol y mételo al refrigerador.

En la misma olla de la zanahoria, nuevamente con agua hirviendo, cuece los granizos como dice en el paquete. Son 10 a 11 minutos. Cuando estén listos, cuélalos, remójalos un par de minutos en agua fría y vuelve a colarlos bien. Pásalos a un bol chico, echa un chorrito de aceite de oliva, sal, pimienta y un poco de ciboulette picado. Mezcla bien.

Corta la alcachofa por la mitad. Con una cuchara chica limpia el corazón deshaciéndote de las espinas y de las hojas interiores (las mas delgadas).

Arma el plato: las mitades de alcachofa, el hummus y los granizos al lado. Espolvorea otro poco de merquén encima. En el centro de cada mitad de alcachofa echa un chorrito de aceite de oliva, jugo de limón y sal. Queda como una piscina y las hojas quedan llegar y comer. Al final, cómete los corazones con el hummus… solo una sugerencia!

“Hace 5 años empecé a compartir mis propias recetas para el día a día en un blog al que llamé Sansabor, y fue ahí donde confluyó mi profesión con mi amor desbocado por la comida y la bebida”.

www.sansabor.cl