Casi todos nosotros, al irnos de vacaciones, elegimos destinos donde podemos rodearnos de naturaleza: bosques, playas, monta√Īas o campo. Las viviendas tienen mayor valor cuando incluyen parques o vistas a paisajes naturales. Una caminata al aire libre es el anti-stress m√°s simple y efectivo del mundo. Todos estos ejemplos est√°n relacionados con el pr√≥ximo principio b√°sico de Feng Shui que les deb√≠a, del libro ‚ÄúFeng Shui que tiene sentido‚ÄĚ*(si se perdieron la primera parte de este tema, pueden leerla haciendo¬†click ac√°).

El tercer principio b√°sico que presenta el libro dice ‚Äúincorporar im√°genes y materiales de la naturaleza‚ÄĚ. Los seres humanos vivimos en ciudades, pero a√Īoramos la vida en la naturaleza para la que estamos configurados. Los colores, olores y formas propios del ambiente natural resuenan en nuestros cuerpos y mentes a un nivel muy profundo; cuando los integramos en nuestros espacios de vivienda o trabajo, reducen el estr√©s, mejoran la productividad y proporcionan sentimientos de bienestar. Por el contrario, los espacios que carecen de estos elementos se sienten fr√≠os, impersonales y poco acogedores.

¬ŅC√≥mo traer la naturaleza a casa? Lo mejor, desde ya, son las plantas vivas. Una o dos plantas pueden cambiar por completo la percepci√≥n que tenemos de un lugar. Si por alguna raz√≥n no podemos hacernos cargo del cuidado de plantas reales, las plantas artificiales (de buena calidad) aportan algo del efecto deseado. Los cuadros con paisajes u otras escenas de la naturaleza proporcionan calma, especialmente cuando nuestras ventanas no tienen esas vistas. Es recomendable tambi√©n elegir para la decoraci√≥n materiales que vienen de la naturaleza: madera, piedra, mimbre, barro o algod√≥n, dan una mejor sensaci√≥n que las fibras sint√©ticas. Puedes incorporar a tu casa flores, pi√Īas, caracoles, bamb√ļ o lo que m√°s te agrade. Por √ļltimo, las fuentes de agua o los estanques resultan muy reconfortantes, ya que tenemos una atracci√≥n instintiva al agua, basada en su importancia para nuestra supervivencia.

El cuarto y √ļltimo principio b√°sico es la esencia del Feng Shui y dice ‚Äúequilibrar los extremos‚ÄĚ. Para explicarlo, la autora utiliza el cuento Ricitos de Oro. Por si no se acuerdan la historia: Ricitos de Oro entra a la casa donde viv√≠an tres osos que hab√≠an salido. Encuentra tres platos de sopa servidos: uno estaba demasiado fr√≠o, el otro demasiado caliente, y el tercero estaba en el punto justo. Lo mismo con las camas: una era demasiado blanda, otra demasiado dura, hasta que prueba la tercera que estaba perfecta, y all√≠ se queda dormida. El relato contin√ļa, pero lo importante para aplicar a la decoraci√≥n es que la palabra ‚Äúdemasiado‚ÄĚ queda prohibida. Demasiada luz, demasiada madera, demasiada oscuridad, demasiado vac√≠o, demasiado lleno‚Ķ Si tienes que emplear ese t√©rmino para describir alguno de tus ambientes, entonces es preciso intervenir. A veces todas las superficies de una habitaci√≥n son duras, y es bueno agregar elementos blandos (cojines, mantas) para equilibrar. Si hay excesiva oscuridad, busca el equilibrio con l√°mparas o pintando con tonos pastel, que aportan luminosidad.

¬ŅQu√© les parecieron estos cuatro principios b√°sicos de Feng Shui? Sin necesidad de adentrarnos en temas m√°s complejos, entre este post y el anterior ya tenemos bastante ayuda para mejorar nuestros ambientes. Si algo de lo que le√≠ste te motiv√≥ a hacer un cambio, adelante, no te quedes con¬† las ganas, mejora tu experiencia de hogar y sin duda estar√°s mejorando tu vida.

*Referencias:
Cathleen McCandless, Feng Shui that makes sense, Two Harbors Press, 2011.

“Soy Licenciada en Educaci√≥n, blogger, apasionada por la fotograf√≠a, la ilustraci√≥n y el arte en general. Me emocionan las cosas simples de la vida y busco transmitir esa mirada”

www.cantandovictoria.blogspot.com