¿Quién dijo que el invierno tiene que ser gris, como una película en blanco y negro?
La lluvia, el frío y los días nublados pueden disfrutarse tanto o más como una tarde de verano. Es cuestión de encontrar el panorama perfecto y listo: cocinar algo rico, leer un libro, una tarde de películas, o por qué no, salir y disfrutar de un paseo bajo la lluvia.

El DIY de hoy es para ponerle un poquito de color al invierno, que ya aterrizó hace un buen rato.

 Materiales

– Paraguas transparente
– Esmalte de uñas de varios colores
– Plato plástico o pocillo desechable
– Lápiz con goma de borrar

Lo primero es vaciar un poco de esmalte en el plato y untar la goma del lápiz.

Abre tu paraguas y por la parte interior presiona la goma para crear puntos de colores.

Repite el paso anterior con todos los esmaltes. Puedes hacer el diseño que prefieras. En este caso decidí dejar más puntos en la parte superior para que pareciera que los colores caían como lluvia y se iban dispersando.

Deja que se seque bien y ya está.

Ahora puedes salir a disfrutar de un paseo invernal lleno de color.
ÂżLes gustĂł este proyecto?

Cony

“En un mundo donde parece que todo ya está hecho, que alegria es descubrir que podemos seguir imaginando y creando”.

 www.lavidaencraft.com