Texto: Por Nicol√°s Sanchez / Im√°genes: Cantando Victoria

Este cl√°sico barrio √Īu√Īo√≠no re√ļne muchas caracter√≠sticas que lo transforman en un sector ideal para vivir: tranquilidad residencial, construcci√≥n de una pr√≥xima estaci√≥n de metro, cercan√≠a a la c√©lebre Plaza Nu√Īoa (centro de la vida gastron√≥mica, cultural y bohemia de la comuna) y, como coraz√≥n urbano, el Parque Juan XXIII.

DeIimitado por las avenidas Irarr√°zaval (norte), Grecia (sur), Alcalde Jorge Monckeberg (este) y las calles Brown Sur y Doctor Johow (oeste), este barrio naci√≥ de los jardines y terrenos adyacentes de la chacra Santa Julia, cuya antigua casa patronal hoy funciona como Casa de la Cultura de √Ďu√Īoa. Gracias a su ubicaci√≥n en pleno coraz√≥n de la comuna y sus amplias calles interiores, en este sector se pueden encontrar tanto rincones silenciosos y apacibles (en calles como Los jardines o en los alrededores de Plaza Tocornal) como una amplia gama de servicios y equipamiento. Por ejemplo, en materia de colegios, existe una diversidad que abarca desde el Liceo Experimental Manuel de Salas a colegios como Henri Fayol o Instituto Pablo Neruda; tambi√©n hay abundante comercio, desde supermercados a amplia variedad de minoristas en avenida Irarr√°zaval (particularmente hacia Pedro de Valdivia). En el rubro gastron√≥mico, en tanto, los vecinos cuentan con uno de las ofertas m√°s atractivas y completas de la capital, la cual se extiende desde los tradicionales restaurantes en torno a Plaza Nu√Īoa al m√°s reciente boulevard que lleva el mismo nombre (para m√°s detalles, ver Barrio Plaza Nu√Īoa).

En materia de conectividad, el servicio Transantiago realiza recorridos desde el oriente al poniente¬† a trav√©s de las avenidas Irarr√°zaval y Grecia (en conexi√≥n con la autopista Vespucio ‚Äď Sur) y en direcci√≥n norte – sur por Jos√© Pedro Alessandri (equivalente a Macul o Los Leones). Tambi√©n hay recorridos sectoriales desde las calles Dubl√© Almeyda y Eduardo Castillo Velasco. Pero, sin dudas, un hito que cambiar√° la plusval√≠a del barrio y sectores colindantes -en cuanto a su impacto inmobiliario- ser√° la puesta en funcionamiento, a partir de 2018, de la estaci√≥n Chile Espa√Īa de la futura L√≠nea 3 de Metro (que se ubicar√° en Irarr√°zaval con ¬†Av. Jos√© Pedro Alessandri).

El barrio Juan XXIII se inserta en la comuna de Nu√Īoa, la cual tiene una superficie de 16,9 km¬≤. √Čsta, en materia demogr√°fica -seg√ļn el censo del a√Īo 2002- sumaba 163.511 habitantes, cifra que cambi√≥ tras los resultados preliminares del censo 2012, el que estim√≥ su poblaci√≥n en 195.300 habitantes, aumentando en un 19,4% en diez a√Īos. La comuna es reconocida por ser una de las que tiene mayor calidad de vida de Santiago; tambi√©n es catalogada como una de las m√°s seguras de Chile y su √≠ndice de desarrollo humano es uno de los m√°s altos del pa√≠s. En materia educacional, alberga la mayor cantidad de profesionales con estudios universitarios de Chile (18,11% del total de profesionales del pa√≠s) y est√° compuesta fundamentalmente por grupos socioecon√≥micos medios altos y altos (1).

Los orígenes del Barrio Juan XXIII

Hacia fines del siglo XIX, los otrora precarios rancher√≠os instalados en las inmediaciones del camino de Nu√Īohue (actual Av. Irarr√°zaval) se hab√≠an convertido en un activo pueblo con abundante comercio, escuelas, una iglesia, servicios de correo, registro civil y diversos medios de transporte. Este avance posibilit√≥ que en 1891, las autoridades de aquel entonces firmaran ‚Äďcomo consecuencia de la reforma de la ‚ÄúComuna aut√≥noma‚ÄĚ realizada por el Ministro del Interior Jos√© Manuel Irarr√°zaval- el decreto que crea la Municipalidad de √Ďu√Īoa, compuesta originalmente por subdelegaciones rurales del sector sur y oriente de Santiago (2).

Hacia 1895, algunas de las numerosas propiedades agr√≠colas del sector comenzar√°n a lotearse para formar nuevas urbanizaciones. Seg√ļn la rese√Īa hist√≥rica del sitio web de la Corporaci√≥n Cultural de Nu√Īoa, este fen√≥meno fue gatillado desde el sector norte la ciudad. ‚ÄúLas chacras cercanas al r√≠o Mapocho dieron origen a poblaciones y conventos que comenzaron a extenderse hacia el sur, causando gran presi√≥n en los propietarios pr√≥ximos al camino de √Ďu√Īoa. La venta de las √ļltimas hijuelas del viejo fundo Barainca dieron origen a la poblaci√≥n del Salvador, mientras que el loteo de la Chacra Lo Gandarillas origin√≥ la poblaci√≥n San Jos√©, donde se instalar√°n los Misioneros Pasionistas, constructores de la conocida iglesia de Santa Gemita. La extensa chacra de Lo Ca√Īita (entre las actuales Yrarr√°zaval, San Eugenio, Eduardo Castillo y Pedro de Valdivia) fue donada por Jos√© Domingo Ca√Īas a la Junta de Benefi¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† cencia con el compromiso de crear una nueva urbanizaci√≥n que se denomin√≥ Poblaci√≥n Ca√Īas‚ÄĚ (3).

Hacia el sur de esta chacra se encontraba Lo Encalada, a la cual se entraba por un callejón que es actualmente la calle Lo Encalada. Luego, siempre hacia el sur, seguía Lo Valdivieso, chacra que tenía acceso por un camino del mismo nombre que empalmaba con el callejón de Lo Encalada y que hoy constituye la avenida del Estadio.

Otra interesante fuente para indagar en los or√≠genes del barrio Juan XXIII y sus alrededores es el libro ‚Äú√Ďu√Īohue: historia de √Ďu√Īoa, Providencia, Las Condes y La Reina‚ÄĚ, ¬†escrito por Ren√© Le√≥n Echa√≠z y publicado en Santiago en 1972. De acuerdo a esta investigaci√≥n,¬† ambas chacras citadas tuvieron procesos de urbanizaci√≥n durante las primeras d√©cadas del siglo XX, siendo en los terrenos de Lo Valdivieso donde fue construido el Estadio Nacional en 1938. A continuaci√≥n de Lo Ca√Īita, hacia el oriente y enfrentando tambi√©n la avenida Irarr√°zaval, segu√≠a la chacra Lo Infante, que perteneciera primero a Jos√© Miguel Infante y despu√©s a Exequiel Fern√°ndez.

M√°s hacia el oriente, llegamos hasta los terrenos que actualmente conforman el barrio Juan XXIII y que en ese entonces constitu√≠an la chacra San Gregorio. √Čsta fue vendida por Luis Gregorio Ossa en abril de 1910 a Jos√© Pedro Alessandri Palma, y comprend√≠a 191 cuadras de cultivo y siete lotes de terrenos que el se√Īor Ossa traz√≥ en las proximidades de la plaza √Ďu√Īoa con el nombre de Poblaci√≥n San Gregorio. Jos√© Pedro Alessandri dio a esta chacra el nombre de Santa Julia, en homenaje a su esposa do√Īa Julia Altamirano de Alessandri. Citando el texto de ‚Äú√Ďu√Īohue‚Ķ‚ÄĚ:¬†

A poco andar, el se√Īor Alessandri realiz√≥ en su chacra una gran obra de urbanizaci√≥n. Traz√≥ por en medio de ella una gran avenida hacia el sur y vendi√≥ lotes de terreno a uno y otro lado de ella. La avenida fue llamada primero Gran Avenida, luego Avenida Macul, y actualmente Avenida Jos√© Pedro Alessandri. Los sitios vendidos fueron edificados con hermosos palacetes y chalets, que convirtieron el sector en un destacado barrio residencial. Posteriormente la parcelaci√≥n continu√≥ avanzando y se trazaron dentro de la chacra numerosas calles. Una de ellas, que lleva el nombre de Santa Julia, era un antiguo camino interior de la propiedad. Las antiguas casas de la chacra fueron donadas por la sucesi√≥n de don Jos√© Pedro Alessandri a la Municipalidad de √Ďu√Īoa (4).

Justamente, el Parque Juan XXIII, principal hito urban√≠stico del barrio, naci√≥ de los antiguos jardines de la chacra Santa Julia, cuya antigua casa patronal (conocida como el ‚ÄúPalacio Ossa, construido en 1860 por Luis Gregorio Ossa), hoy es el edificio de la Casa de la Cultura de √Ďu√Īoa.

El m√°gico y querido Parque Juan XXII

Inevitablemente, una descripci√≥n o recorrido del barrio Juan XXIII comienza visitando el Palacio Ossa, declarado Monumento Nacional en 1973. Ubicado en la Av. Irarr√°zaval 4055, esta imponente mansi√≥n de estilo neocl√°sico norteamericano se divide en dos niveles, generalmente destinados a exposiciones y actividades de extensi√≥n. Su patio, con sus a√Īosos pinos, araucarias, palmeras y esculturas conforma una imponente postal, tras la cual se da inicio al Parque Juan XXIII, el cual se extiende entre calles Dubl√© Almeyda y Doctor Agust√≠n Andrade.

Varios factores hacen de este recinto un lugar muy especial y entra√Īable para sus vecinos: por un lado, es una especie de rinc√≥n secreto escondido entre dos importantes arterias santiaguinas, como lo son Irarr√°zaval y Grecia; por otro, es bordeado por las casas de las calles Los Jardines y Juan Moya, lo que les da acceso propio al parque, que se transforma as√≠ en una especie de patio para estos hogares. Una extensi√≥n so√Īada, compuesta por ceibos, araucarias, jacarand√°s, cedros, casta√Īos, liquid√°mbares, prunos, crespones y palmeras de Las Canarias, entre otros √°rboles y plantas. Buena parte de este dise√Īo es m√©rito del equipo compuesto por el arquitecto y cineasta √Ālvaro Covacevich, Enrique Gigoux y el paisajista japon√©s Nakagawa, quienes en 1955 reformaron los jardines originales de la chacra Santa Julia, d√°ndole un toque unificado y arm√≥nico con la comunidad.¬† El Parque oficialmente ser√≠a inaugurado en la d√©cada de los 60‚Äôs.

√Ālvaro Covacevich tambi√©n realiz√≥ un registro para la posteridad de su creaci√≥n, al filmar una locaci√≥n del parque para su pel√≠cula “Morir un poco‚ÄĚ (1966): en la escena, el protagonista se sumerge en una gran pileta de agua, con el fin de purificar su cuerpo, mente y esp√≠ritu. Sin embargo, donde antes hab√≠a una pileta con peces y una cascada ahora s√≥lo hay pasto.

El parque ‚Äďque por las tardes es el escondite favorito para grupos de colegiales con guitarras-cuenta adem√°s con diversos √≠conos en su dise√Īo, como los juegos infantiles con formas de jirafa, cocodrilo, tortuga y ballena que se han hecho inolvidables para ni√Īos de diversas generaciones, o el parr√≥n met√°lico que aporta un largo y fresco techo verde a los visitantes. Tambi√©n, hacia el final, hay un teatro griego, donde ‚Äďseg√ļn cuenta la historia- en los a√Īos 60‚Äô se present√≥ el musical “Jesucristo S√ļper Estrella”. En el √°gora del anfiteatro se encuentra un mural de Gregorio de la Fuente, pintor y muralista chileno (autor tambi√©n del mural de la ex estaci√≥n de trenes de Concepci√≥n y Los Andes).

Por todo lo anterior, el Parque Juan XXIII se mantiene plenamente vigente para sus vecinos, ya sea para leer un buen libro sobre el pasto, echar una caminata entre su naturaleza, o pasear en pareja. Durante los fines de semana la tranquilidad da relevo a eventos especiales como tocatas, picnics, ferias de libros y artesanías o reuniones vecinales.

El resto del barrio mantiene un equilibrio entre el tr√°fico de sus principales arterias (Como Dubl√© Almeyda, Juan Moya Morales, Eduardo Castillo Velasco) y calles interiores de sorprendente apacibilidad como Los Jardines o la plaza Tocornal (entre Brown Sur y Los Talaveras), que por su dise√Īo y entorno parece congelada en el tiempo.

Respecto a la arquitectura, en general se mantiene el estilo caracter√≠stico de los barrios √Īu√Īo√≠nos: gran presencia de casas unifamiliares grandes, generalmente de dos pisos y de estilos mayoritariamente neocl√°sico, ingl√©s y art deco. Destacan tambi√©n las bellas arboledas en la esquina de Santa Julia con Edo. Castillo Velasco y las amplias con ciclov√≠as de Juan Moya Morales.

El barrio tambi√©n es parte de la ciclov√≠a de la calle Dubl√© Almeyda, la cual se emplaza entre la Av. Am√©rico Vespucio y la intersecci√≥n de las calles Fern√°ndez Concha, Rep√ļblica de Israel y Matta Oriente. Esta v√≠a, adem√°s, est√° dise√Īada como una ruta de car√°cter patrimonial y arquitect√≥nico, pues en sus 4, 6 km. de recorrido articula cuatro hitos urbanos de relevancia para la comuna de √Ďu√Īoa: la Villa Frei, el Parque Juan XXIII, la Plaza √Ďu√Īoa y El Barrio El√≠as de la Cruz (5).

Dos vecinas con la camiseta por su barrio

Por la esquina conformada por Moya Morales y Eduardo Castillo Velasco se encuentra la teter√≠a Namas-T√©, una nueva picada del barrio especializada en reposter√≠a tanto tradicional como saludable (o sin az√ļcar). Sus due√Īas y fundadoras son Ana Mar√≠a Andr√©s Ib√°√Īez y Joselyn Arriar√°n -madre e hija, respectivamente- quienes aseguran que han sido vecinas ‚Äúde toda la vida‚ÄĚ del barrio Juan XXIII. Joselyn, de hecho, dej√≥ su trabajo en una conocida aerol√≠nea para dedicarse de lleno a este emprendimiento.

‚ÄúYo vivo a una cuadra y media de ac√°, en el pasaje Los Cerezos. Y mi casa de infancia, que es la casa de mis abuelos, est√° en Los Talaveras. Despu√©s vivimos en Augusto Villanueva por much√≠simos a√Īos‚ÄĚ, cuenta la joven empresaria.¬† ‚ÄúA m√≠, sobre de todo de este barrio me encantan las casas de Juan Moya, la vegetaci√≥n que hay. Y que tiene todav√≠a eso como de barrio que no se da en otros lados. Por ejemplo, en Villanueva viv√≠amos en un peque√Īo edificio y hab√≠an casas alrededor, yo ten√≠a muchos amigos y jug√°bamos en la calle‚ÄĚ.

‚ÄúSum√°ndome a todo lo que dijo mi hija, agrego a los √°rboles, la vegetaci√≥n. Es un barrio que tiene mucha vegetaci√≥n. Las casas son grandes, con plantas preciosas la mayor√≠a. Hay araucarias incluso, palmeras, arbustos grandes con flores.¬† Bueno, y el parque Juan XXIII‚ÄĚ, complementa do√Īa Ana Mar√≠a.¬†

La localía y camiseta por el barrio sin dudas ayudaron a hacer rápidamente conocido el local, tras su inauguración en marzo de 2016. 

‚ÄúCuando vimos esta casa y me gust√≥, me dec√≠an ‚Äėpero si en ese sector no hay nada‚Äô. Yo respond√≠a que en Eche√Īique tampoco hay nada, puros barrios residenciales y les va espectacular. No tendr√≠a por qu√© no irnos bien‚ÄĚ, recuerda Jocelyn.

La teter√≠a Namas-T√© dispone de una amplia carta para todos los gustos: desde t√© de hoja tradicional, jugo de fruta natural y copas de helado, a caf√© de variedades, delicias de nuez, pie de lim√≥n, tartas y kuchen, cheesecake, torta, s√°ndwich, pizzas, empanadas integrales, artesanales y pan integral. ‚ÄúTambi√©n tenemos reposter√≠a sin az√ļcar y reposter√≠a vegana. Y pr√≥ximamente habr√° reposter√≠a sin gluten‚ÄĚ, cuenta Jocelyn. Para los m√°s peques, hay columpios y juegos en el patio. La idea es que las mam√°s ‚Äďmuchas vecinas y conocidas del lugar- puedan venir y pasar un rato tranquilo y relajado.¬†

Ana Mar√≠a, por su parte, es adem√°s terapeuta, con especialidad es la facioterapia. ‚ÄúEs un tipo de reflexiolog√≠a. Es como la acupuntura, pero sin puntos‚ÄĚ, explica. ¬†Nu√Īo√≠na de toda la vida, cuenta que naci√≥ en Los Talavera con Galicia, y que viv√≠ all√≠ hasta que se cas√≥. Sus estudios los hizo en el Instituto Santa Mar√≠a, luego se licenci√≥ en educaci√≥n f√≠sica y al poco tiempo volvi√≥ al barrio. ‚ÄúLas monjitas me fueron a¬† buscar para trabajar en el instituto‚ÄĚ, asegura.¬† Tambi√©n fue atleta especialista en 100 y 200 metros planos y salto largo, disciplina que entrenaba en la rama ‚ÄúChunchitos‚ÄĚ de la Universidad de Chile.

‚ÄúCuando era chica, de Grecia para all√° era un fundo, no s√© si se juntaba con la Vi√Īa Cousi√Īo, pero no se ve√≠a el fondo. Y de Los cerezos a la cordillera hab√≠an chacras, nosotros √≠bamos a jugar ah√≠ y ve√≠as gente a caballo cuidando. En ese tiempo estaba el Estadio Nacional nom√°s, y cuando iba a entrenar iba a pata con mi pap√° por un camino entre matas de choclo‚ÄĚ, recuerda Ana mar√≠a. ¬†‚ÄúEn Galicia, entre Los Talaveras y Brown Sur jug√°bamos a las naciones. Tambi√©n hac√≠amos bicicleta y patines. Y cuando estudiaba, lo hac√≠a en la plaza chica (Plaza Tocornal) o en la casa de la cultura‚ÄĚ.

En los a√Īos 60‚Äô, los panoramas vecinales ¬†abarcaban todo el fin de semana. ‚ÄúCuando yo era ni√Īa, en la Plaza Nu√Īoa, de la iglesia hacia ac√°, hab√≠a una terraza grande y ah√≠ se hac√≠an bailables. √ćbamos todos los s√°bados, a bailar rock & roll y twist. Los domingos se iba a la misa de 10 y despu√©s √≠bamos a la matinal del Teatro Dante, que quedaba frente la Plaza Nu√Īoa (actual Teatro de la PUC)‚ÄĚ, rememora do√Īa Ana Mar√≠a.

El recambio urbanístico y generacional  

Respecto a la regulaci√≥n de alturas del barrio, el actual plan de la comuna determina distintos l√≠mites seg√ļn el sector: mientras algunos contin√ļan siendo ‚Äúprotegidos‚ÄĚ, en otros se permiten edificios con altura m√°xima de ocho pisos; tambi√©n hay otros casos donde la altura se determinar√° por ‚Äúel pa√Īo‚ÄĚ o capacidad de uso de suelo. Es el caso del sector conformado por Dubl√© Almeyda/Doctor Johow: mientras esta √ļltima a√ļn mantiene baja edificaci√≥n, D. Almeyda ha concentrado gran parte del boom inmobiliario de la comuna, al igual que avenida Irarr√°zaval y sus sectores colindantes (6).

Desde la teter√≠a Namas-T√©, tanto Jocelyn como Ana Mar√≠a coinciden en el efectivo impacto que genera el aumento de edificios. ‚ÄúYo despu√©s de mi infancia, nunca m√°s viv√≠ en un barrio donde me conociera mucho con los vecinos. Por ejemplo, a dos cuadras de mi casa viv√≠a don Rafael Retamal, que era el Presidente de la Corte suprema. Todos sab√≠an qui√©n era, lo saludaban y respetaban. El Coco Legrand viv√≠a en Santa Julia. Dra malo, era pelusa (risas)‚ÄĚ, recuerda Ana Mar√≠a.

‚ÄďYo no cambiar√≠a Nu√Īoa por nada ‚Äďafirma Jocelyn.

‚ÄďLa¬† gente de Nu√Īoa es clase media, pero clase media m√°s aut√©ntica -complementa su madre. ‚ÄúEn general la gente que nace en Nu√Īoa permanece en Nu√Īoa. Me pas√≥ a m√≠ en la casa donde yo nac√≠, mis pap√°s murieron all√≠ viejitos, lo mismo mis vecinos que eran todos propietarios.¬† Y aqu√≠ yo noto algo muy parecido, mucha de la gente que est√° ac√° adquiri√≥ la casa de sus pap√°s y quiere permanecer en el barrio. En general es gente profesional, de esfuerzo‚ÄĚ.

Notas

(1)- Seg√ļn informaci√≥n compilada en Wkipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91u%C3%B1oa#cite_note-3

(2)- Seg√ļn lo se√Īala la rese√Īa hist√≥rica la web de la Corporaci√≥n Cultural de Nu√Īoa, en¬† https://ccn.cl/patrimonio-cultural-de-nunoa

(3)- Seg√ļn lo se√Īala la rese√Īa hist√≥rica la web de la Corporaci√≥n Cultural de Nu√Īoa, en¬† https://ccn.cl/patrimonio-cultural-de-nunoa/

(4)- Echa√≠z, Ren√© Le√≥n :¬† √Ďu√Īohue: historia de √Ďu√Īoa, Providencia, Las Condes y La Reina, p√°g. 217. Editorial Francisco de Aguirre S.A, Santiago ‚ÄďBuenos Aires, 1972.

(5)- Seg√ļn lo se√Īala el blog lofscapes en: https://www.lofscapes.com/blog/2015/12/16/cicloruta-dubl-almeyda

(6)- Seg√ļn entrevista realizada a Pedro Hern√°ndez, dise√Īador paisajista de la municipalidad, en marzo de 2016.

Datos

Educación
– Colegio Manuel de Salas (Irarr√°zaval esq. Brown Sur).
– Instituto Pablo Neruda: Doctor Johow 400.
РEscuela de lenguaje Gotita Blue (educación especial): Juan Moya morales 974.
– Escuela especial de lenguaje Boy Happy: Los Jardines 727.
– Henri Fayol: Manuel de Salas 487.
РInstituto Santa María: Juan Enrique Concha 273.
– Colegio Rep√ļblica de Costa Rica: Humberto Trucco 123.
– Colegio Irarr√°zaval: Alcalde Jorge Monckeberg 95.
– Colegio Rep√ļblica de Siria: Avenida Grecia 4000.
РUniversidad Metropolitana de Ciencias de la educación (UMCE): José Pedro Alessandri 774.

Jardines infantiles y sala cuna
– Mundo feliz: Brown Sur 380.
– Ceintrale, Escuela de Lenguaje: Brown Sur 344.
– Ciclo preescolar Liceo Manuel de Salas: Pedro Torres 96.
– Montessori Saint Franc√©s: Pdte Jos√© Battle y Ordo√Īez 3688.
– Magic Flowers: Manuel de Salas 516.
РMi jardín: Juan Moya Morales 950.
– Repollitos: Los Jardines 168.
– Chamin: Alcalde Eduardo Castillo Velasco 4312.
РTía Bea: Juan Enrique Concha 368.

Cafeterías y dulcerías
РTetería Namas-Té: Juan Moya Morales 472.
– Newen Vegetariano: Duble Almeyda esquina Brown Sur.
РPastelería Zuckerhut: Juan Moya Morales 374.

Comercio y otros
– Minimarket Castillo Velasco: Edo. Castillo Velasco 3567.
РPastelería Sabor y arte (tortas y kuchen, tortas con sucralosa): Irarrázaval 3800
РLa Postrería: Juan Enrique Concha 435
РSupermercado Líder: Av. Irarrazaval 2928 (Suecia).
– Supermercado Unimarc Irarr√°zaval (esq Alcalde Jorge Monckeberg)

Deportes y vida sana
– Polideportivo Nu√Īoa: Juan Moya Morales 1370.
РCentro Terapéutico Holístico Mahayana: Alcalde Jorge Monckeberg 333.

Patrimonio
– Palacio Garc√≠a-Falabella (Corporaci√≥n Cultural de Nu√Īoa)
– Castillo Ort√ļzar
– Palacio Ossa (Casa de la Cultura de Nu√Īoa)

√Āreas Verdes
– Parque Juan XXIII
– Plaza Tocornal (Edo Castillo Velasco, Brown Sur)

Salud y otros
– Fundaci√≥n del Ni√Īo Oncol√≥gico, casa Sagrada Familia: Manuel de Salas 371